EL ESPÉCIMEN

La amante de oficina

Esta muchacha suele ser la clásica secretaria/recepcionista que le jala el ojo a la mayoría de hombres de la oficina. No es necesariamente bonita, pero su facha es inevitablemente destacable y no pasa desapercibida. Todos los hombres comentan y todas las mujeres rajan. Es normal que se aparezca con sastrecitos putones y escotes prominentes, siempre súper maquillada y con el pelo pintado de un rojo picante o algún color que resalte.

Es experta en gilearse a gerentes y sabe ser bastante eficiente cuando la situación lo amerita. Si bien tiene metas altas, domina muy bien el arte de seducir a otros subalternos, como al chico de sistemas para que le active el Facebook en la computadora o arregle su correo colgado. Es fanática de jueguitos tipo Farmville, los cuales suele revisar constantemente en horas de trabajo mientras escucha música de Arjona o Montaner. Como es la amante de oficina, se sobreentiende que es la “trampa” de alguno de los gerentes principales, el cual constantemente la lleva a hoteles inéditos en donde puede pasar caleta. Ella nunca dice nada, porque le compran blusitas, joyas y relojes de Hiraoka. Cuando hay alguna fiesta en la oficina, ya sea el brindis navideño o el cierre de año, se suele pasar de copas y aventarse en los brazos de su gerente trampero, quien se ve forzado a controlarla y actuar con mucha cautela frente al resto de sus colegas. Claro que, si todo saliese mal con él, siempre está la posibilidad de pasar por otros cargos de la gerencia.

 

  • Frases recurrentes:

“Doctor, ¿lo interrumpo?”

“No se preocupe, déjelo en mis manos”

“Me avisa cuando tenga un momento libre”

 

  • Cosas favoritas:

Empanaditas, butifarritas y todo tipo de bocadito de coctel, vino dulce, perfume floral, faldas entalladas y esmalte rojo.

  • Más grande sueño:

Casarse en Acapulco y conocer a Paolo Guerrero.

  • Lo que le dicen en la oficina:

Colegas hombres: “Qué buena falda, Carlita”.

Colegas mujeres: (mirando de arriba abajo) “…..”.

Colegas gays: “Bájale a las sombras, cariño. Pareces un panda”.

Plaza 21

¡GRACIAS POR ESCRIBIRNOS!

Nos contactaremos contigo.